¿Por qué prepararse físicamente durante el embarazo?

Voces de madres - 22 de febrero de 2017

Prepararse físicamente durante el embarazo mediante una gimnasia para embarazadas ayuda a ir ganando un cuerpo saludable que puede sobrellevar mejor el embarazo, y que esté preparado para un buen desempeño durante el parto y una buena recuperación en el postparto.
Nuestro trabajo es acompañar a la embarazada y darle recursos para vivir y profundizar este momento como una experiencia única donde ella aprende que cuenta con recursos y descubre sus propias potencialidades tanto físicas, mentales, emocionales y espirituales para transitar y disfrutar cada etapa del embarazo y de los siguientes momentos de la maternidad.

La clase propiamente dicha

La clase de gimnasia tiene una duración de 1 hora y media. La primer hora consiste en un trabajo corporal que incluye la entrada en calor y se continúa con movimientos rítmicos que ayudan a preparar el cuerpo para trabajarlo. Se trabaja con dinamismo y agilidad, evitando todo movimiento de rebote o saltos, abordando al cuerpo todo y luego en cada una de sus partes. Realizamos así ejercicios de elongación, correctivos y de tonificación, según la zona del cuerpo a trabajar, tratando de movilizar las articulaciones, desbloquear tensiones, expresarse, corregir posturas y liberar energías. La respiración es la gran aliada y es nuestra compañía a lo largo de toda la clase.
Por otra parte, se enseñan diferentes ejercicios para aliviar o prevenir las diferentes molestias-dolencias propias del embarazo, y del postparto, ejercicios que, también pueden ser de utilidad para el momento de trabajo de parto, como así también en el postparto donde se presenta el cansancio y la lactancia. Lo que se busca es tanto prevenir como aliviar los ocasionales edemas, calambres, várices, dolores lumbares, malestares pélvicos, incontinencia urinaria, acidez estomacal, dolor de costillas, ansiedad, aumento excesivo de peso, insomnio, dolor de espalda, sensibilidad en los pezones, dificultad para respirar, o para dormir, dolor en la zona cervical, etc.
Finalmente, se llega al momento de relajación-descanso. A su término, las embarazadas y/o las madres, en el caso de grupo de postparto, junto a la instructora nos sentamos en círculo para el grupo de reflexión que tiene una duración de 30 minutos. Este es el momento donde se charla sobre temas concernientes a la maternidad, con la intención de informar y por lo tanto ayudar a prevenir y dar más seguridad y contención a la mujer. Una embarazada informada y conocedora es menos demandante y más activa en cada momento que le toca vivir, pues el saber le da seguridad y confianza en sí misma y en el entorno que la rodea: porque sabe y conoce, respeta y se respeta. Estos conocimientos teóricos del proceso normal que vive y va a vivir, le brindan elementos para decidir las opciones que mejor se adecuen a su individualidad y a su criterio para ejercer su maternidad.

Los más importantes beneficios que se obtienen de hacer gimnasia durante el embarazo, y durante el postparto son:

A nivel físico
• Mayor agilidad y mejor estado físico.
• Alivio de tensiones y bloqueos.
• Brinda mayor movilidad articular.
• Disminución de dolores lumbares y zona cervical.
• Menos incidencia de edemas, várices y calambres.
• Más aporte de energía y mejora las relaciones sexuales.

Las herramientas que les brindamos durante la clase le serán útiles para autosustentarse y aliviarse de molestias físicas: se observa una visible baja de consultas por dolores o molestias pre y postparto.
La actividad física promueve que el organismo libere agentes químicos que ayudarán a la futura madre a relajarse y a tener una excelente circulación sanguínea, provocada por la gimnasia, la cual favorece una mejor oxigenación en el cuerpo de la madre y en el hijo.

A nivel emocional
• Alivia la ansiedad y los miedos.
• Menos demandante y más protagonista.
• Más segura de saber autosustentarse.

La mujer va aprendiendo y entendiendo los cambios físicos del proceso que vive, es decir que al cambiar el cuerpo repercute en su aspecto emocional. Se para en otro lugar, más dueña de este momento, menos exigente con el entorno y menos critica con ella misma.

A nivel mental

• Conocimientos teóricos del proceso que esta atravesando.
• Conocimientos que le brindan recursos para esta etapa y las que siguen.

También descubren que así como les cambia el gusto por ciertos alimentos o sabores que antes tal vez detestaban y ahora disfrutan, así también la mirada sobre ciertos temas es diferente a la de antes del embarazo. Sienten y piensan diferente, y este aspecto puede descubrirse y disfrutarse porque comienza a haber un espacio de escucha interior y escucha del entorno.
A nivel intelectual le aporta conocimientos concretos, información y datos específicos del embarazo, parto, puerperio (lactancia, puericultura, nutrición, sexualidad, vinculo madre-hijo, sueño del bebé, etc.), así como experiencias de vida que pueden ser de utilidad tanto para el embarazo como para el parto y el postparto.
A nivel espiritual

• Bienestar.
• Conciencia.
• Apertura y confianza.
• Autorespeto.
• Armonía.

Aprendiendo a respirar también se aprende a escucharse interiormente, y esta sensación relaja y serena. Durante el embarazo las mujeres pueden sentirse menos cerebrales o menos racionales y más centradas en su propio proceso, en el del bebé y en el sus propias sensaciones. El embarazo ralentiza, y por eso despierta aspectos intuitivos e instintivos. Y a medida que el embarazo avanza pueden sentir deseos de prestar atención a la forma en que se encuentran ellas tanto a nivel físico como espiritual. Tienen una sensibilidad más profunda en todos los aspectos y la gimnasia les permite desarrollarla, o saber que esto puede pasar y vivenciar estas sensaciones como una experiencia de crecimiento. Están más confiadas en su saber y en su criterio e intuición. Porque aprenden a entender y respetar este momento de crisis como una oportunidad de crecimiento que se ve reflejada en el respeto por su maternidad. En el postparto esa mirada amorosa es beneficiosa para ella misma y para ese hijo que se comienza a conocer, es una etapa novedosa, donde está permitido aprender del día a día.

Nuestro trabajo

Damos una preparación psicofísica para la maternidad, abarcando desde la gimnasia y los recursos que enseñamos, las etapas de un proceso: embarazo, parto y postparto. El objetivo de nuestro trabajo es acompañar a la mujer en la maternidad y en las posibilidades profundas y amplias que le aporta este momento. Ella conoce con su trabajo y participación en la clase que cada mujer es única y personal, que es sano respetarse y respetar al otro en su pensamiento y emociones.
Finalmente, trabajamos sobre la idea de que el fin del embarazo no es un parto, sino el nacimiento del hijo que le brindará una nueva identidad como madre y que modificará también el entorno familiar.

Lic. Sandra Palomares
sandrapalomares@gmail.com
Instructora en Psicoprófilaxis Obstétrica
Psicóloga -Doula

 

 ¿Por qué prepararse físicamente durante el embarazo?


¿Por qué prepararse físicamente durante el embarazo?