Que los chicos se aburran

Voces de madres - 1 de agosto de 2016

Muchas veces los fines de semana me encuentro planeando el día a las 7 de la mañana, llenando los huecos para que mis hijos tengan un día nutritivo.

Un rato de jugar afuera, otro rato con la visita de algún amiguito, un paseo por algún lugar excitante, zoológico, shopping, almuerzo, descanso, volver a salir. Y a las 7.15 ya estoy agotada.

Hace poco entendí que los chicos no se van a traumatizar por no hacer nada, y de hecho concebí la idea de que es sano que se aburran.Ilustración Mariana Traverso

El aburrimiento los lleva a imaginarse historias, inventar juegos, pensar, sentir.

Si estoy las 24 horas apurada llevándolos de un lugar a otro, no dejo que se conecten con ellos mismos, ni que se conecten conmigo. Al final la única acelerada soy yo, y ellos no necesitan nada más que tiempo conmigo, donde sea.

Y lo mismo pienso con los juguetes. No es que diga que los chicos no tienen que tener juguetes, todo lo contrario, pero a veces me parece que les damos demasiada importancia.

No sé si es una idea que podré sostener siempre, pero vale la pena intentarlo.

Agustina, mamá de Azul y Toto

Ilustración: @mt.art.illustration